Lo Nuevo México

¿Cómo afecta a la población el estrés hídrico?

¿Cómo afecta a la población el estrés hídrico?
  • marzo 23, 2024

México se encuentra en el lugar 26 a nivel mundial en cuanto a estrés hídrico, según datos del World Resources Institute (WRI). Este término se refiere a la situación en la que la demanda de agua supera la cantidad disponible, ya sea por baja calidad o insuficiencia de reservas.

A nivel global, más de un tercio de los países enfrentan esta problemática, siendo África y Medio Oriente las regiones más afectadas, aunque países latinoamericanos como Chile también están en la lista. En México, más de la mitad del territorio presenta niveles preocupantes de estrés hídrico, con estados como Baja California, Aguascalientes y Ciudad de México entre los más expuestos, según un informe de Standard and Poor´s.

¿Cómo afecta a la población el estrés hídrico?

  1. Escasez de agua potable: El estrés hídrico conlleva a una disminución en la disponibilidad de agua potable para la población, lo que puede resultar en dificultades para satisfacer las necesidades básicas de consumo humano, como la hidratación, la higiene y la preparación de alimentos.
  2. Impacto en la salud: La falta de acceso a agua limpia y segura aumenta el riesgo de enfermedades relacionadas con el agua, como enfermedades gastrointestinales, infecciones cutáneas y enfermedades transmitidas por vectores, lo que afecta negativamente la salud y el bienestar de la población.
  3. Problemas de saneamiento: La escasez de agua dificulta la implementación de sistemas adecuados de saneamiento, lo que puede resultar en la contaminación de fuentes de agua y la propagación de enfermedades asociadas con la falta de higiene, lo que afecta especialmente a comunidades vulnerables.
  4. Conflictos sociales: La competencia por el acceso al agua puede generar tensiones y conflictos entre diferentes sectores de la sociedad, así como entre comunidades y regiones, exacerbando las disparidades socioeconómicas y aumentando la inestabilidad social.
  5. Impacto económico: El estrés hídrico puede tener efectos negativos en la economía, especialmente en sectores como la agricultura, la industria y el turismo, que dependen en gran medida del agua. La escasez de agua puede afectar la productividad, generar pérdidas económicas y dificultar el desarrollo sostenible.