México

Llegada y consecuencias de “La Niña” en México

Llegada y consecuencias de “La Niña” en México
  • febrero 21, 2024

La Niña podría desarrollarse entre junio y agosto de 2024 en el Pacífico, según pronósticos de la NOAA y Conagua. Con un 55% de probabilidad, se anticipa que este fenómeno cause condiciones más secas en las regiones agrícolas de América, afectando las cosechas. Aunque El Niño se debilita, sus impactos podrían persistir en Norteamérica hasta abril de 2024.

La transición de El Niño a La Niña, que ocurre en el 60% de los casos, podría generar sequías y afectar la temporada de huracanes, especialmente si los océanos se mantienen cálidos. La diferencia clave entre El Niño y La Niña radica en las temperaturas del Océano Pacífico: El Niño implica aguas más cálidas, mientras que La Niña presenta aguas más frías.

La Niña es un fenómeno meteorológico vinculado al sistema de variabilidad climática ENOS en el Océano Pacífico tropical. Se caracteriza por aguas más frías de lo normal, en contraste con El Niño, que involucra aguas más cálidas. La disminución de las temperaturas durante La Niña tiene amplios efectos globales, como un aumento en la actividad de huracanes en el Atlántico, condiciones más secas en algunas regiones y un enfriamiento global de la temperatura superficial de la Tierra.

Estos impactos pueden afectar la agricultura, los patrones de lluvia y las condiciones climáticas en diversas partes del mundo. Es esencial comprender que La Niña y El Niño son componentes naturales y recurrentes de la variabilidad climática, siendo crucial su comprensión para anticipar y adaptarse a los cambios en el clima.